La Comisión Europea propuso el jueves nuevas normas para garantizar una mayor preparación de la Unión Europea para enfrentar eventuales periodos de escasez de gas natural, ya que una posible nueva crisis entre Ucrania y Rusia afectaría al suministro a Europa en invierno.  El objetivo de las nuevas normas es que la UE pueda "hablar con sola voz y actuar como una entidad" en caso de urgencia, indicó el comisario de Energía, Andris Piebalgs, durante una rueda de prensa, en la que añadió que no se puede descartar otra crisis del gas.