La Unión Europea creará 2,8 millones de empleos de aquí a 2020 si cumple su objetivo de que el 20% de la energía consumida provenga de fuentes renovables, según un estudio publicado hoy por la Comisión Europea. El Ejecutivo comunitario refuerza con este análisis su argumento de que introducir fuentes de energía renovables no es sólo beneficioso para el medio ambiente sino también para el crecimiento económico y la creación de empleo. La Comisión calcula que los nuevos puestos de trabajo generarán un beneficio bruto de 129.000 millones de euros en 2020, alrededor del 1,1% del PIB de la UE. Las cifras son menos llamativas si se descuenta el alto coste que supone el desarrollo de estas tecnologías y las posibles pérdidas en la producción y comercialización de otros tipos de energías.