La tasa de paro experimentará una desaceleración de su escalada en lo que queda de año, aunque se situará el diciembre en el 19,2%, lo que supone 5,3 puntos más que un año antes y el incremento más bajo de todo el año, según las últimas previsiones realizadas por Adecco para el cuarto trimestre.   
Según Adecco, esta evolución muestra un "alivio menor" puesto que ya son nueve los trimestres consecutivos con aumentos interanuales de la tasa de paro, mientras que el incremento acumulado desde diciembre de 2007 (momento en el que empezó a repuntar) se sitúa en 10,9 puntos porcentuales, algo que no se había producido nunca en España.

En el segundo trimestre, la tasa se situó en el 17,9%, la más elevada desde el final de 1997, mientras que la destrucción interanual de empleos volvió a marcar un máximo histórico, con una pérdida de 1.4820.100 empleos en doce meses (-7,2%), y el crecimiento de la población activa experimentó una "brusca desaceleración", al crecer el 1,2%, la menor cifra desde finales de 1995.

La combinación de estas dinámicas supuso que el incremento en número de parados se moderara en el segundo trimestre, hasta alcanzar una nueva cima de 4.137.500 personas. Así, desde el inicio de la crisis (septiembre de 2007), se han perdido casi 1,6 millones de puestos de trabajo y se han generado prácticamente 2,4 millones de nuevos parados.

De cara al futuro, Adecco cree que si se tiene en cuenta que la economía sigue contrayéndose y que el mercado de trabajo responde con retraso a las fluctuaciones de la actividad económica "es poco probable" que de aquí al final de año se produzca un cambio de tendencia.

Así, estima que la población activa, a pesar de ser la mayor incertidumbre, podría crecer un 0,1%, mientras que el número de ocupados volvería a contraerse y llevaría a que, en el cuarto trimestre, haya 1.186.700 personas menos con empleo que un año antes, un declive "significativo", pero menor que los registrados a lo largo de este año.

EL NÚMERO TOTAL DE PARADOS, UN NUEVO MÁXIMO

De esta forma, al cierre de 2009 habrá 18.670.100 personas ocupadas, el número más reducido desde marzo de 2005, lo que significa que en cinco años la economía española no ha sido capaz de crear empleo. Asimismo, el número de parados en diciembre alcanzará los 4.429.000 personas, lo que supone un nuevo máximo, tras aumentar un 38% en tasa interanual en el cuarto trimestre.

En cuanto al empleo entre los más jóvenes, Adecco recuerda que la tasa de paro entre este colectivo alcanzó el 38,1% en el segundo trimestre, tras acumular once caídas consecutivas en la cantidad de jóvenes ocupados, ya que casi uno de cada cuatro jóvenes perdió su empleo en los últimos doce meses.

De cara al futuro, las previsiones apuntan a que el paro a final de año afectará al 42,1% de los jóvenes, lo que hará que la proporción de jóvenes sin empleo sea la mayor desde diciembre de 1994. Las comunidades autónomas tendrán una evolución similar y en todos los casos la pérdida de puestos será más veloz en el caso de los jóvenes.

CRECEN LOS EMPLEOS A TIEMPO PARCIAL

Por tipo de jornada, la totalidad de los puestos de trabajo perdidos en los últimos doce meses era de jornada completa, mientras que los empleos de media jornada han registrado un leve incremento. Esto ha llevado a que el número de horas trabajadas haya caído en mayor medida que la cantidad de personas que trabajan.

En los próximos meses, Adecco prevé que la participación de los empleos a tiempo parcial siga creciendo, lo que hará que la participación de los empleos de jornada reducida alcance el 13,2% del total, la mayor en cinco años.

Adecco publica también el Indicador Laboral de Comunidades Autónomas IESE-Adecco (ILCA), que compara la situación de siete comunidades a través de la ocupación, la adaptabilidad del mercado a las necesidades de la oferta y la demanda, la apertura a los grupos de trabajadores vulnerables y el rendimiento.

El indicador ha caído por tercera vez consecutiva en el segundo trimestre, hasta los 70,8 puntos (-5,3%), aunque continúa dentro del área considerada buena. De cara al futuro, el indicador se seguirá suavizando, hasta que en diciembre se situará en valores "regulares", algo que no ocurría desde comienzos de 2006.