El secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, considera que la economía no recuperará tasas de paro cercanas al 8% hasta, al menos, dentro de cinco años. No obstante, pronostica una recuperación del empleo a finales de 2010 que no se traducirá en creación de empleo neto hasta 2011. Zapatero va dando la crisis por zanjada: "Este tren aumentará su velocidad".
El paro creció un 25,4% en 2009: 794.640 desempleados más, hasta 3,92 millones.

Campa indicó, en una entrevista con Europa Press, que el Gobierno contempla crecimientos por encima del 2% a partir de 2012 (2,7%), tasa que será suficiente para ir recuperando la creación de puestos de trabajo, pero no para reducir la tasa de paro desde cerca del 20% actual hasta una cifra más cercana a la registrada entre 2006 y 2007, que se situó entre el 8% y el 9%, las menores tasas conseguidas en el mercado laboral español.

"Predecimos que estaremos creciendo por encima del 2% en 2012. Creemos que para crear empleo sustancial esta tasa es suficiente, lo que no quiere decir que sería suficiente para volver a una tasa de paro como la que teníamos en 2006-2007 en los próximos cuatro o cinco años", subrayó.

Compatibilizar las prestaciones y el trabajo

El secretario de Estado se mostró partidario de acometer este año una reforma del sistema público de pensiones, dentro de la revisión del Pacto de Toledo, y entre las medidas que se podrían estudiar comentó la prolongación de la vida laboral para el cálculo de la pensión final, más allá de los últimos 15 años actuales, así como incrementar la "edad efectiva y la obligatoria" de jubilación o favorecer "la coexistencia de percibir prestaciones con continuar en la vida laboral a tiempo parcial o completo".

Campa indicó que a corto plazo no existe un problema en la sostenibilidad del sistema público de pensiones y, por ello, afirmó que se pueden adoptar "pequeñas medidas" a medio y largo plazo para garantizar la viabilidad futura del sistema.

También defendió la necesidad de aprobar este año una reforma laboral, que se concentre básicamente en reducir la temporalidad, dado que, según destacó, aproximadamente el 40% de la población activa lleva unos 15 años en situación de temporalidad o paro.

En este sentido, apostó por fórmulas que intenten evitar dicha temporalidad, y precisó que "una de las líneas rojas" marcadas por el propio presidente del Gobierno es que la reforma no puede vincularse exclusivamente a un contrato específico, como el propuesto por la CEOE, con una indemnización de 20 días por año, si bien matizó que es una de las propuestas "que se pueden discutir" pero sin que constituya "el centro" de la futura reforma.

La solvencia española

En cuanto a la revisión de la calificación de la perspectiva de la deuda española por parte de Standard & Poor's, Campa admitió que esta revisión a la baja ha encarecido la deuda, aunque de forma "muy moderada", y aseguró que a pesar de ello, esta rebaja no afecta "en absoluto" a la solvencia de la deuda española.

"No creo que afecte en absoluto a la percepción de la solvencia de la deuda, porque estamos hablando de en lugar de tener tres matrículas de honor de las tres agencias de rating (Fitch y Moody's han mantenido en la máxima calificación la deuda española), tener dos matrículas de honor y un sobresaliente, por lo tanto, estamos muy lejos del suspenso", indicó.

Por ello, afirmó que la percepción que tienen de España las tres agencias de calificación es "prácticamente idéntica", y señaló que no se pueden hacer "abismos" de "pequeñas diferencias", al tiempo que descartó que Fitch o Moody's puedan seguir el mismo camino que Standard & Poor's, a pesar de que la revaluación de los riesgos de los entes soberanos está bajo "más presión" ahora que hace unos meses.