La tasa de paro de EEUU alcanzó en agosto el 9,7%, tres décimas más que en julio, lo que constituye su mayor nivel desde 1983, informó hoy el Departamento de Trabajo estadounidense. El número de desempleados se incrementó en 466.000 personas hasta los 14,6 millones en agosto, informó la administración estadounidense.
No obstante, explicó que las pérdidas de empleo prosiguen en numerosos sectores industriales, los descensos se han moderado en los últimos meses.

En agosto se recortaron un total de 216.000 empleos no agrícolas, lo que constituye un incremento menor de lo previsto, pero refleja las reticencias de los consumidores a consumir pese a la fase de estabilización por la que pasa la economía global.