El Ministerio de Trabajo e Inmigración destinará cerca de un tercio del superávit de la Seguridad Social de este año al Fondo de Reserva de la Seguridad Social, mientras que los dos tercios restantes irán a parar a la tesorería del sistema para tener un "colchón" ante los aplazamientos de cuotas a los que están recurriendo algunas empresas por la crisis.