La Seguridad Social ha reducido desde el pasado 1 de enero los trámites necesarios para obtener diferentes prestaciones del sistema de pensiones, con el objetivo de evitar molestias a los ciudadanos y hacer efectivo su derecho a no presentar documentos que ya se encuentren en poder de las administraciones públicas, indicó el Ministerio de Trabajo.