El grupo químico La Seda de Barcelona ha conseguido un nuevo stand still (periodo durante el cual la banca acreedora no realiza ninguna ejecución de deuda) de cuatro semanas para fijar las condiciones de la refinanciación de un pasivo financiero que asciende a 868 millones de euros. En los próximos días las 50 entidades acreedoras, entre las que se encuentran HSBC, BPI y Caixa Geral, deberán firmar la hoja de condiciones que podría incluir una capitalización de deuda por 150 millones de euros, informa Cristina Fontgivell desde Barcelona.