La Reserva Federal de Estados Unidos inyectó hoy 10.000 millones de dólares más al sistema monetario, a través de su banco en Nueva York, encargado de hacer este tipo de operaciones de liquidez. La Reserva comenzó la semana con una fuerte inyección de dinero, después de que en la anterior diera liquidez al sistema por un total de 68.250 millones de dólares.
El organismo -encargado de la política monetaria del país- aceptó hoy la compra de deuda a un día de plazo por valor de 10.000 millones de dólares, aunque las ofertas recibidas ascendieron a 41.225 millones de dólares. La deuda adquirida por un valor total de 10.000 millones está respaldada por títulos del tesoro (9.334 millones) y de agencia (666 millones). En esta ocasión y a diferencia de jornadas anteriores, no estuvo respaldada por créditos hipotecarios. En las últimas semanas la Reserva Federal está colocando más liquidez de lo normal en el sistema, especialmente a través de la compra de créditos hipotecarios, un sector que atraviesa una fuerte crisis por falta de efectivo, debido a la gran cantidad de hipotecas de alto riesgo (subprime) que hay en los mercados y a la consiguiente pérdida de confianza de los inversores. La compra de instrumentos financieros es la principal herramienta de la Reserva Federal para inyectar liquidez en el sistema y así contribuir a mantener los tipos de interés interbancarios cerca de su objetivo, que ahora se sitúa en el 4,75%