La renta bruta de los hogares se situó en 602.720 millones de euros en 2008, lo que supone un incremento interanual del 4,5%, casi dos puntos menos que en 2007, cuando creció un 6,2%, según el Informe Anual de Recaudación Tributaria 2008 elaborado por la Agencia Tributaria.  El informe, recogido por Europa Press, señala que este menor ritmo de crecimiento se explica por el impacto negativo de la evolución del empleo asalariado.