La producción industrial en los dieciséis países que comparten el euro cayó en diciembre respecto al mes anterior, lo que pone de relieve la fragilidad de la economía y frena el crecimiento del producto interior bruto del cuarto trimestre, de acuerdo con los datos publicados el viernes.