La situación griega, que se mantiene sin cambios, mantiene en vilo a la periferia europea cuyos diferenciales se mantienen en la misma línea a la espera de un nuevo acuerdo UE-Grecia sobre el quinto tramo de pago del rescate.

La prima de riesgo española, medida por la diferencia entre el interés del bono español a diez años y el alemán del mismo plazo, comenzaba hoy su andadura en el mercado secundario en 224 puntos básicos, sin cambios respecto al cierre de ayer. 

Esto se debe a que los rendimientos de ambos bonos apenas se habían movido de los niveles alcanzados ayer, ya que el español se situaba en el 5,265 %, frente al 5,266 % previo, y el alemán no se movía del 3,025 % con que cerró la sesión precedente.