La prima de riesgo española, medida por la rentabilidad extra que exigen los inversores por comprar deuda española en vez de alemana, presenta muy pocos cambios hoy después de que la "troika" formada por la UE, el FMI y el BCE se marchara de Grecia sin acuerdo firme aunque con "avances".

En concreto, el riesgo país se mantiene estable en los 358 puntos básicos en los que cerró ayer, con la rentabilidad del bono español a diez años en el 5,353% y la del bund en el 1,803%.

La prima de riesgo de Italia, otra de las grandes economías de la zona euro en el punto de mira, también registra pocos cambios al permanecer en los 389 puntos básicos.