La OPEP mantuvo hoy casi sin cambios su pronóstico sobre la demanda mundial de crudo en 2009, al estimar que retrocederá un 1,89 por ciento respecto al año pasado, hasta mediar los 83,80 millones de barriles diarios (mbd), y atribuyó la reciente escalada de los precios a un ambiente de optimismo en los mercados. Los nuevos cálculos publicados en el informe mensual de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) implican una muy ligera corrección a la baja de las cifras estimadas hace un mes, de una caída del consumo de un 1,83 por ciento, hasta 84,03 mbd. "En 2009, se espera que la demanda mundial de petróleo continúe su crecimiento negativo de 1,6 mbd, prácticamente sin cambios respecto al informe anterior", se destaca en el documento, después de advertir que los cálculos para 2008 fueron revisados a la baja.