La OCDE ha revisado de nuevo a la baja su previsión de crecimiento de la economía española en 2008, para dejarla en el 2,5% ante la pérdida de dinamismo del mercado inmobiliario, y eso aunque para 2007 ha aumentado sus cálculos hasta el 3,8%, como también había hecho hace seis meses.