Los pequeños intermediarios financieros con problemas de solvencia deberían declararse en quiebra, según recomienda la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) en el epígrafe dedicado a España en la última edición de su informe 'Perspectivas económicas'. En concreto, la institución internacional afirma que la política presupuestaria del Estado debería permanecer neutra en 2010 y "los pequeños intermediarios financieros con problemas de solvencia deberían declararse en quiebra para limitar el coste presupuestario de las intervenciones".