La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) prevé para 2009 una contracción del 4,3 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) en sus países miembros, indicador económico que permanecerá plano en 2010. Así lo adelantó hoy el secretario general de la OCDE, el mexicano Ángel Gurría, en su discurso de apertura de la primera sesión plenaria de la Cumbre del G8 Social que se celebra desde ayer y hasta mañana en Roma.
"El PIB OCDE va hacia el menos 4,3 por ciento para 2009 y para el 2010 será fundamentalmente plano, quizá un poco por encima, quizá un poco por debajo de la línea. Son previsiones un poco más pesimistas de las que salieron hace unos días", dijo Gurría.

Este dato empeora en una décima el que el propio responsable de la OCDE anunció el pasado 27 de marzo, que cifra el retroceso en el PIB de sus países miembros en un 4,2 por ciento.

El secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo adelantó así algunos datos que mañana se publicarán el informe de la OCDE sobre las perspectivas económicas, el "Economic Outlook", que será presentado en su sede de París.

"Nuestras últimas previsiones indican que la tasa de desempleo en la área OCDE podría alcanzar el 10 por ciento en 2010, comparada con el 5,6 por ciento de 2007. Esto implica que la crisis podría aumentar el número de parados en la OCDE en unos 25 millones de personas, de lejos, el mayor y más rápido incremento" desde la Segunda Guerra Mundial, explicó Gurría.

El secretario general de la OCDE afirmó que hay que poner especial atención en el desempleo en los más jóvenes, cuya tasa cae actualmente mucho más rápido que la de los adultos.

"Deben emprenderse ya acciones decisivas para los jóvenes en situación de riesgo. Por ejemplo los subsidios para contratos en prácticas para los jóvenes sin formación, y la promoción de escuelas de segundas oportunidades podrían ayudar a reducir el riesgo de que entren en el mercado de trabajo sin cualificación", apuntó Gurría.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo prevé que la contracción económica empeore aún este año, y que consiga mejorar algo en 2010.

"Un primer paso esencial es implementar sin demora una estrategia coherente que combata el desastre en los mercados financieros", incidió Gurría, quien apostó por establecer "estímulos macroeconómicos" para amortiguar la caída en la actividad económica y prevenir una espiral de deflación.

"La política fiscal -añadió- está ya jugando un papel importante en los países de la OCDE (...) Debe añadirse un mayor gasto gubernamental en seguridad social y unos impuestos más bajos que 'automáticamente' consigan mantener la demanda mientras la economía se debilita".