La economía de Estados Unidos tocaría fondo en el segundo semestre de este año, pero la fortaleza de la recuperación dependerá del éxito que tengan las iniciativas para restaurar la estabilidad financiera, señaló el miércoles la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos.
El panorama para la economía estadounidense ha mejorado en los últimos meses, con una disminución de los diferenciales en los mercados de valores interbancarios y comerciales clave y señales de estabilización en el mercado de la vivienda, indicó la OCDE en su último informe sobre la economía mundial.

Ahora se prevé que la economía se contraerá un 2,8% este año y que vuelva a registrar una tasa positiva de crecimiento del 0,9% en 2010. En marzo, la OCDE proyectaba una contracción del producto interno bruto del 4% para 2009 y cero crecimiento para el año próximo.

"La economía de Estados Unidos está pasando por una severa y prolongada recesión que se proyecta tocará fondo este año, a medida que se asienta el apoyo fiscal y monetario y el ciclo de la vivienda alcanza un piso", señala la organización de investigación y política con sede en París, cuyos miembros incluyen a las principales economías industriales y emergentes.

El sector financiero sigue representando el mayor riesgo para un mejor panorama
, a medida que los mercados e instituciones siguen bajo "una significativa presión", señala el informe. El Gobierno de Obama debería implementar planes para eliminar los activos tóxicos de los balance de los bancos, mientras que la Fed debería estar lista para expandir la escala de sus operaciones cuantitativas de relajación, señala la organización.

No obstante, ante las expectativas de que las medidas de estímulo aumenten el déficit fiscal en más del 2% del PIB este y el próximo año, el Gobierno debería asegurar el regreso a una sustentabilidad fiscal una vez que se reanude la tendencia al crecimiento, indicó la OCDE.