La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico advirtió el miércoles que la crisis que vive el empleo no ha terminado aún, a pesar de la mejora de la perspectiva económica. "Esta crisis económica y financiera ha evolucionado en una crisis del empleo", señaló el secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, en una rueda de prensa con motivo de la presentación del informe de empleo anual de la organización, con sede en París. "La tasa de desempleo de la OCDE podría subir bien entrado 2010 y acercarse al 10%" si la recuperación económica continúa siendo débil. La tasa de desempleo media en los países de la OCDE alcanzó un 8,5% en julio, su cota más alta desde la Segunda Guerra Mundial.