Un año y medio de negociaciones. Un 150% de revalorización y una nueva aerolínea sobrevolando el cielo. Es la situación ante la cual se presenta la low-cost procedente de la fusión Vueling-Clickair. Una compañía que cuenta con el beneplácito de los expertos y que puede seguir dando alegrías en el parqué.
Será el cuarto operador de ‘bajo coste’ de Europa por número de pasajeros transportados. El último dato publicado lo confirma. Vueling incrementó hasta el 73,1% la tasa de ocupación del segundo trimestre, 3,37 puntos más que el 69,4% obtenido un año antes. Y las previsiones apuntan a que seguirá siendo así. Al menos es lo que se desprende de las palabras de su presidente, Josép Piqué que admitía recientemente que “será esta mismo año cuando la compañía entre en beneficios y en 2010 facturará 800 millones”.  Un grupo que se presenta como “una gran opción. Se ha creado una compañía de primerísimo nivel preparada para competir con cualquier otra low cost” en Europa, explica Álvaro Blasco, director de Atlas Capital.

Y como es sabido…la bolsa se adelanta a los acontecimientos. La cotización de Vueling supera el 150% de revalorización en lo que va de año. Pero no todo ha sido un paseo de rosas. La cotización de la compañía sufrió bastante cuando la CNMV ‘estudió’ la posibilidad de que Iberia pudiera lanzar una OPA por el nuevo grupo, en el que controla el 49%. El organismo decidió eximir a la aerolínea que preside Fernando Conte de esta posibilidad. Un paso indispensable acordado por los consejos de administración de ambas empresas para culminar la operación. Llegó la noticia y con ella el subidón. 

El valor sigue entrando en las recomendaciones de los expertos. Cotiza en la zona de resistencia en los 6.90 euros, nivel que “ha superado en varias ocasiones. Sin embargo, puede que tenga un tirón al alza algo mayor al que se podría esperar. Si supera los 10 euros sería una oportunidad para entrar en el valor”, reconoce Alberto Rodríguez, director de renta variable de Hermanos Moro AF. Sin embargo, no tiene reparos al reconocer la volatilidad de la que es propia el valor. Alejandro Martin, subdirector en España de Hanseatic Brokerhouse admite que el comportamiento de la compañía en el mercado “ha sido excelente y el comportamiento alcista le llevará a su primera resistencia en los 9 euros”. Eso sí, no olvida que “los giros en la compañía pueden ser muy bruscos” y que hay que mantener la prudencia en el valor.

Reestructuración en momento clave

Que la unión hace la fuerza es algo que Vueling tenía en mente cuando, hace un año y medio, decidió apostar por fusionarse con Clickair, la aerolínea de bajo coste de Iberia. La situación era complicada para el sector: el incremento del precio del petróleo redujo drásticamente los márgenes de estas compañías que no vieron otra alternativa que traspasar este ‘cargo’ al usuario final. Algo que contrajo su tasa de ocupación…y su precio en bolsa. La cotización de la aerolínea cerró 2008 con un recorte del 63%.

Era el momento de la ya famosa “reordenación del mapa aéreo”. Y lo hizo a ambos lados del Atlántico: United Arlines – American Airlines, Texas Pacific- Qantas, Iberia – British Airways. Y la que aquí se expone. Javier Barrio, responsable de ventas institucionales de BPI reconoce que el mercado ha olvidado el tremendo potencial que hay después de la fusión”. Una operación que les está haciendo “ser más sólidos y – junto con el cierre de algunas rutas deficitarias y fortalecimiento de las más rentables- ha conseguido reorientar la compañía en un entorno complicado del sector”, anota José Lizán, analista de Nordkap. La nueva Vueling, con sede en Barcelona, contará con un total de 35 aviones Airbus A320, que operarán 92 rutas a 45 aeropuertos en 17 países de Europa y Norte de África bajo el código 'VY'. No hay más que hacer una lectura a las palabras del presidente de Vueling para conocer su estrategia: es preferible una compañía con una flota de 30 ó 35 aviones que sea rentable a otra compuesta por 60 aparatos que no dé beneficios. Y de ahí es desde donde despegan.