El fabricante estadounidense de automóviles General Motors (GM) registró pérdidas por importe de 4.300 millones de dólares (3.220 millones de euros) entre julio y diciembre, después de que la nueva compañía emergiera de la protección de la Ley de Quiebras.
La empresa automotriz precisó que sus 'números rojos' reflejan el impacto bruto de 2.600 millones de dólares (1.946 millones de euros) en relación a los acuerdos sobre prestaciones médicas en la jubilación para afiliados al sindicato UAW, así como de otros 1.300 millones de dólares (973 millones de euros) por ajustes en la valoración de las divisas extranjeras.

Por otro lado, la cifra de negocio de la multinacional estadounidense alcanzó los 57.500 millones de dólares (43.022 millones de euros), informó la empresa.

En el cuarto trimestre del ejercicio, el fabricante con sede en Detroit sufrió pérdidas de 3.400 millones de dólares (2.544 millones de euros), mientras que sus ventas alcanzaron los 32.300 millones de dólares (24.167 millones de euros).

El viepresidente y responsable financiero de la compañía, Chris Lidell, destacó que la publicación de las cuentas de la nueva GM representa un "importante paso de cara a que la compañía vuelva a cotizar".

"Como los resultados de 2009 demuestran, todavía falta mucho trabajo por hacer", dijo Lidell, quien, sin embargo, reiteró que GM "todavía tiene la oportunidad de registrar beneficios en 2010".