La morosidad en los arrendamientos urbanos en uso distinto de vivienda (sobre todo oficinas y locales) ascendió a 12.469 euros de media en diciembre, lo que supone un incremento del 25,47% con respecto al cierre de 2008, según un estudio elaborado por Fichero de Inquilinos Morosos entre 2007 y 2009.