El selectivo de la bolsa española despidió la sesión con caídas de más del 2,02%, que le llevaron a despedir los 10.400 puntos. La rebaja en la perspectiva, por parte de S&P, de la economía estadounidense arrasó a los principales indicadores. En nuestro selectivo, Sacyr Vallehermoso y Gamesa se anotaron los mayores recortes.
El Ibex35 comenzó la primera sesión de la semana despidiendo los 10.400 puntos. Una caída que descontó un 2.02% y que llevó al selectivo a los 10.344 puntos. Y la caída no quedó ahí porque el resto de plazas europeas sucumbió a la desconfianza generada por la agencia de calificación Standards & Poor´s sobre la economía estadounidense. ésta rebajó las previsiones sobre la deuda hasta negativa, desde estable, aunque mantuvo la triple A. ¿Hasta la próxima revisión? Eso parecen querer decir los índices: el DAX superó el 2% de caída, el FT-100 descontó un 2.18% de su cotización mientras que el CAC-40 aceleró hasta el 2.5% su penalización.

En la jornada en la que el tesoro español consiguió colocar 4.659 millones de euros, cerca del mínimo de 4.500 millones previstos por la entidad, los negativos se fueron acumulando a lo largo de los 35 del Ibex. Especialmente sobre Sacyr Vallehermoso, que tuvo una penalización del 5.5% en los 8.27 euros. Gamesa le siguió con una caída del 4.09% mientras que Ferrovial cerró el podio con caídas del 3.12% que le arrastraron hasta los 8.90 euros.

La continuación de las caídas llevan el nombre de BBVA. Pérdidas del 2.90% que llevaron al valor hasta los 8.06 euros. Banco Santander recortó un 2.6% su cotización, que dejó en los 8.05 euros mientras que Telefónica se dejó un 1.16% y cerró en los 17.50 euros. Sin salir de los pesos pesados, Iberdrola vendió sus títulos por 6 euros tras una cesión del 1.59% en tanto que Repsol se dejó cerca de un 2.4% y vendió sus acciones por 22.64 euros.

Ebro Foods fue la única compañía que consiguió firmar la sesión en positivo. Una revalorización del 0.21% que llevó hasta los 16.47 euros a sus acciones.