La Junta de Castilla y León no permitirá operaciones de fusión de las cajas de ahorros de la región con otras entidades fuera de la Comunidad Autónoma, hasta que no se agoten todas las posibilidades de tener un sistema financiero regional conjunto.