El resultado de las elecciones generales italianas ha puesto en jaque al mercado. El miedo a una Italia ingobernable dispara el coste de financiación de la deuda transalpina pero, aún más, el de la española.

El recuento final de las elecciones presidenciales de Italia deja un país ingobernable con centroizquierda de Pier Luigi Bersani ganando por la mínima en la Cámara de Diputados —obtuvo el 55% de los 630 escaños—, pero perdió en el Senado. Aunque Bersani obtuvo más votos, la complicada ley electoral —que bonifica a los vencedores de cada una de las 20 regiones— situó 13 escaños por delante a la coalición de Silvio Berlusconi y la Liga Norte. Además, la gran sorpresa de la jornada fueron los resultados logrados por el Movimiento 5 Estrellas del antisistema Beppe Grillo y el batacazo de Mario Monti (10,5%).

Esto añade incertidumbre al mercado que teme que Italia no pueda ser gobernada y se tengan que repetir las elecciones. La prima de riesgo española se disparaba hasta los 415 puntos básicos pasadas las 8.30 horas, con una rentabilidad del 5,614%, tras los resultados electorales en Italia que abocan al país a la ingobernabilidad al no haberse logrado mayoría absoluta.

En concreto, la prima de riesgo, que abrió la sesión en 371 puntos básicos, se situaba en 415,80 puntos básicos, un nivel que no alcanzaba desde finales de diciembre y que comenzó a retroceder a principios de año tras alcanzarse el acuerdo en Estados Unidos para evitar el 'abismo fiscal'.

Por su parte, la prima de riesgo italiana se situaba en 344,80 puntos básicos, con una rentabilidad del 4,907%, tras haber abierto en 302,20 puntos básicos.