Tal y como habían pronosticado los economistas, el IPC estadounidense subió en marzo un 0,3% colocando la tasa interanual en el 4%. Por su parte, el IPC subyacente creció un 0,2% para ofrecer una cifra anual del 2,4%.