La inflación en Italia alcanzó en marzo su nivel más alto en más de once años dado que los precios de los alimentos y la energía siguieron creciendo, de acuerdo con los datos finales de la oficina nacional de estadísticas Istat. Los precios al consumo subieron un 3,3% interanual en marzo, frente al repunte del 2,9% en febrero. Este es el mayor ascenso desde septiembre de 1996, cuando el índice subió un 3,4%, informó Istat. Respecto al mes anterior, los precios se incrementaron un 0,5%, frente al incremento del 0,2% mensual en febrero. Las cifras confirman los datos preliminares publicados el 31 de marzo.