La inflación india se situó en el 7,41% en la última semana de marzo, lo que supone la tasa más alta en 41 meses, según datos del Ministerio indio de Comercio e Industria recogidos por la agencia india IANS . Los precios ya habían subido un 7% en la semana anterior y marcaron la tasa máxima en tres años, una tendencia que ha continuado debido a las subidas de los alimentos y los bienes de consumo. Los datos de esta última semana de marzo no reflejan las medidas para combatir la inflación, aprobadas por el Gobierno indio dos días después, que se refieren a un recorte de los impuestos de importación sobre varios alimentos y a una prohibición en las exportaciones del arroz no-basmati.