El IPC español de junio situó su tasa anual en el 3,2%, tres décimas menos que en el mes anterior.


La bajada de la inflación española fue debida, principalmente, al comportamiento de los precios del tabaco y los alimentos y las bebidas no alcohólicas, según el indicador adelantado sobre la evolución de precios en España publicado este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Además, la tasa anual del Índice de Precios al Consumo (IPC) retrocede en junio por segundo mes consecutivo tras alcanzar en abril un 3,8%, su valor más elevado desde septiembre de 2008, mes en el que se situó en el 4,5%.

Por su parte, el Índice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA) alcanzó el pasado mes de junio el 3%, cuatro décimas menos que en mayo.

El incremento del crudo elevó los precios desde principios de año, con una subida del 3,3% en enero y del 3,6% en febrero y marzo para alcanzar en abril el 3,8% e iniciar en mayo (3,5%) la senda del descenso, tras ocho meses consecutivos al alza.