Los precios británicos repuntaron medio punto respecto al mes de marzo, según datos publicados por la oficina de estadística de Reino Unido.

De este modo, el índice de precios de consumo de Reino Unido se dispara un 0,5%, frente a la tasa del 4% de marzo, y alcanza el 4,5% en abril.

Los analistas, por su parte, esperaban un ligero repunte de tan sólo una décima sobre los precios. Y nada que ver con la previsión oficial realizada por el Banco de Inglaterra.

La institución británica marcó el techo de estabilidad de precios en una tasa no superior al 2%, por lo que este nuevo dato correspondiente al mes de abril, no deja en muy buen lugar al Banco de Inglaterra y pone en cuestión la política monetaria llevada a cabo en los últimos tiempos para contener la inflación.