La inflación en el conjunto de países que componen la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) alcanzó el 4,8% en julio en tasa anualizada, cuatro décimas más que el 4,4% registrado en junio, mientras que en términos mensuales los precios crecieron un 0,4%, dos décimas menos que en junio, según informó la organización en un comunicado. Los precios de la energía subieron un 22,5% interanual, 3,2% más que en junio, mientras que los alimentos se encarecieron un 7,2%, siete décimas más que en el mes anterior. La inflación subyacente, que excluye la volatilidad de precios de la energía y de los alimentos frescos, subió un 2,3%, una décima menos que en junio.