La inflación interanual alcanzó un 2,1% en octubre en el Reino Unido, debido al fuerte aumento de los precios de los alimentos y del petróleo, según cifras publicadas hoy por la Oficina de Estadísticas Nacionales (ONS). El encarecimiento de los precios superó el objetivo del 2% que se había fijado el Banco de Inglaterra y el 1,9% que habían predicho los economistas. Esa cifra supone una ducha de agua fría para quienes confiaban en que el Banco de Inglaterra redujese este año los tipos de interés, que el instituto emisor mantuvo en un 5,75% la pasada semana. El índice de los precios al consumo que incluye los pagos del interés de las hipotecas, utilizado con frecuencia como base para los aumentos salariales, subió de un 3,9% en septiembre hasta un 4,2% en octubre. Ese incremento del 0,3% en un solo mes es el mayor registrado desde marzo.