La áerolínea de bandera italiana lidera los descensos en la Bolsa de Milán, con caidas de más del 2,3 por ciento, después de que la compañía haya hecho público su endeudamiento hasta julio -que se ha elevado un 1,5 por ciento hasta los 1.050 millones de euros- y de que haya presentado su nuevo plan industrial. Un plan que supondrá recortes de personal, aviones y rutas.