La entidad que surja fruto de la fusión de Caixa Catalunya, Tarragona y Manresa centrará su ámbito de actuación en Catalunya y reducirá a casi la mitad su presencia en el resto del territorio español, ya que de las 500 oficinas que prevé cerrar, alrededor de 200 están fuera de Catalunya, según explicaron a Europa Press fuentes sindicales.