Los fiscales de EEUU presentan cargos criminales contra Allen Stanford, que se ha presentado hoy ante el tribunal federal de Virginia tras haberse entregado al FBI para responder a las acusaciones de un fraude de 8.000 millones de dólares.