La Reserva Federal de Nueva York ha anunciado esta mañana que sus estudios preliminares sugieren que tendrá que llevar a cabo medidas para añadir liquidez al mercado financiero hoy. La Fed de Nueva York dijo que llevaría a cabo esta operación durante el periodo normal de operaciones a las 09,30 horas (15,30 hora peninsular española. Por otro lado, el Banco de Japón (BoJ) anunció este miércoles que retirará dos billones de yenes (12.700 millones de euros ó 17.000 millones de dólares) del mercado monetario nipón para hacer frente a una caída de los intereses.
El BoJ anunció primero que retirará 1,5 billones del sistema y luego 500.000 más. Con estas nuevas operaciones, el banco central japonés lleva retirados 3,6 billones de yenes (19.400 millones de euros o 26.155 millones de dólares) del sistema monetario desde el martes. Un funcionario del BoJ señaló que la decisión fue adoptada tras un nuevo retroceso de los tipos de interés, lo cual sugiere que hay suficiente liquidez en el sistema bancario japonés pese a las preocupaciones sobre las hipotecas estadounidenses. El gobierno nipón lanzó un llamado a la calma a los inversores y afirmó que la economía del país resistirá sin problemas a la crisis de los préstamos hipotecarios de riesgo en Estados Unidos (subprime) que provoca sacudones en los mercados mundiales. "Pienso que la economía japonesa sigue fuerte", afirmó el primer ministro nipón, Shinzo Abe, aunque aseguró que el gobierno "deberá continuar observando la situación con atención". El índice Nikkei de la Bolsa de Tokio cayó el miércoles un 2,19% tras las pérdidas registradas por las plazas europeas y estadounidenses. La mayoría de los demás mercados bursátiles de Asia-Pacífico registraron también fuertes caídas. "La influencia (de los problemas de crédito en Estados Unidos) sobre la economía real no es tan importante", sostuvo por su lado la ministra de Política Económica y Presupuestaria, Hiroko Ota. El ministro de Finanzas, Koji Omi, estimó que la crisis pronto llegará a su fin y se congratuló de las medidas adoptadas por los principales bancos del mundo, que inyectaron cientos de miles de millones de euros al sistema financiero para calmar la angustia de los inversores. "Gracias a la reacción rápida de los bancos centrales japonés, estadounidense y europeo, tengo la impresión de que finalmente superamos el momento crítico", dijo Omi.