El proceso de las ejecuciones de hipotecas subprime todavía no ha alcanzado su peor momento, advirtió hoy el presidente de la Reserva Federal de Boston, Eric Rosengren, añadiendo que la crisis actual también supone una nueva oportunidad para los bancos y para la Administración Federal de Vivienda (FHA por sus siglas en inglés). 'Hasta qué punto empeorará el problema (de las ejecuciones) dependerá fundamentalmente de la perspectiva para la economía y el mercado inmobiliario, dijo.
La Fed de Boston prevé actualmente que la economía crezca muy por debajo de su potencial en los próximos dos trimestres, tras lo que mejorará gradualmente durante el resto del año. Por su parte el 87% de los prestatarios subprime que no plantean un serio problema de impago representan una nueva oportunidad para los bancos prestamistas, señaló Rosengren, añadiendo que durante la última década los bancos han cedido gran parte del mercado subprime a entidades especializadas en hipotecas, entidades que ahora han reducido drásticamente sus préstamos o que han abandonado el negocio.