La Reserva Federal de Estados Unidos (FED) ha alcanzado un nuevo acuerdo con el Banco Central Europeo (BCE) y el Banco Nacional de Suiza para inyectar 13.000 millones de dólares -8.800 millones de euros- y aliviar las "presiones que afectan a los mercados monetarios globales". De esta cantidad, 10.000 millones corresponderán al BCE y 3.000 millones al Banco Nacional de Suiza. Según la nota publicada hoy por la FED, el acuerdo entrará en vigor a partir del 30 de enero de 2009. Con estos fondos la FED aumenta los intercambios de divisas recíprocos temporales ("swap lines") con otros bancos centrales, lo que permite que estos inyecten liquidez en dólares en los mercados que controlan.
Esta inyección se suma a las acordadas recientemente con otros bancos centrales, que ascendían a 277.000 millones de dólares -189.000 millones de euros-, repartidos de la siguiente manera: 60.000 millones al Banco de Japón, 40.000 millones al Banco de Inglaterra, y 10.000 millones al Banco de la Reserva Federal de Australia. También recibieron liquidez el Banco de Canadá, por valor de 10.000 millones, el Banco Nacional de Suiza, con 10.000, el Banco Nacional de Dinamarca, con 5.000 millones, y el Banco Nacional de Noruega, con otros 5.000.