El director general de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), Jacques Diouf, ha dicho que son necesarios 30.000 millones de dólares anuales para asegurar a 862 millones de pobres los alimentos para vivir."Es importante entender que hoy ya no es el momento de las palabras, sino que ha llegado el momento de los hechos", señaló Diouf durante su discurso en la Cumbre de seguridad alimentaria que se celebra en Roma, en la que líderes de todo el mundo discuten sobre el alza de los precios de los productos alimentarios. El problema de la seguridad alimentaria es "de índole política" se trata de una "cuestión de prioridades ante las necesidades humanas más esenciales" y la asignación de los recursos dependerá de las decisiones que adopten los gobiernos, indicó. La crisis alimentaria actual va más allá de la dimensión humanitaria tradicional, en esta ocasión afecta también a los países desarrollados, recordó el responsable de la FAO.