La estrategia del Banco Popular está apoyada en una 'fuerte liquidez' por la estabilidad de préstamos interbancarios, el crecimiento desde julio en pagarés para clientes, y la acumulación de bonos y títulos que pueden ser utilizados en las subastas del Banco Central Europeo, según dice el Banco Popular en una presentación para la conferencia sobre banca organizada por Merrill Lynch en Londres.
El Popular mantiene que alcanzará un crecimiento del BPA (beneficio por acción) superior al 18% en 2007, y en torno al 15% de media en 2008 y 2009. El margen de intermediación se situaría en un crecimiento del 13-14% en 2007 y entre el 11 y el 15% de media en 2008 y 2009. El director general financiero de Banco Popular, Roberto Higuera, lanzará estos mensajes en Londres después de las recientes cautelas de los analistas sobre el sector financiero español debido a la ralentización del mercado inmobiliario y la crisis del mercado de crédito mundial, que obligó al Popular a suspender la emisión de cédulas hipotecarias por casi 2.000 millones de euros en septiembre. Fuerte segunda línea de liquidez Según la presentación, el Popular tiene 'una fuerte segunda línea de liquidez' de bonos y títulos que podrán ser utilizados 'cuando sea conveniente' en las subastas del Banco Central Europeo y que ascendería a 10.500 millones a diciembre de 2007. 'El Popular no ha usado todavía la posibilidad de generar liquidez con otros activos aceptados en las subastas del Banco Central Europeo, como los préstamos a clientes', destaca. Los pagarés para clientes, una alternativa a los depósitos para clientes, han subido en 3.000 millones desde julio a 12.700 millones y han reforzado la posición neta prestamista en el corto plazo. Según la presentación, Popular se financia al 55% con depósitos de clientes y al 45% con el mercado mayorista. En septiembre, Merrill Lynch destacó en un informe sobre bancos españoles su dependencia de la financiación internacional como consecuencia del fuerte crecimiento de hipotecas desde 2000, que situó el ratio depósitos/activos en el 30%. Según el mismo informe, los bancos españoles y cajas emitieron bonos por 70.000 millones de euros en 2006, mientras que cifró la dependencia actual de financiación interbancaria en 30.000 millones.