Los movimientos especulativos de los inversores están detrás de la subida del precio del barril de petróleo, que acaba de batir un máximo de 128,53 dólares. José Carlos Díez, analista de Intermoney, afirma que los inversores siguen disponiendo de "mucha liquidez", la cual se "está concentrando" en la "burbuja" del petróleo y que "acabará cayendo como las subprime". Estas declaraciones se producen después de que el barril de crudo Brent, de referencia en Europa, marcara un nuevo récord en el mercado de futuros de Londres al pagarse, a primera hora de la mañana, a 128,53 dólares.
Aunque Díez apunta -en declaraciones a EFE- a que hay componentes reales que explican la subida del precio del barril, como la creciente demanda de los países emergentes o la caída de los inventarios, "el 50% del alza se debe a un componente especulativo brutal" que retroalimenta la "expectativa" de que los precios seguirán subiendo. Para este analista, "no tiene ningún sentido" que el petróleo esté marcado registros próximos a los 130 dólares el barril, ya que los países de la OCDE consumen la mitad del crudo mundial y su demanda está estancada y en Estados Unidos -primer consumidor mundial- "está cayendo". Además considera que la creciente demanda energética de países como China explica el incremento del precio desde los noventa, y por entonces, recordó, el petróleo no estaba en los niveles actuales. Julián Benavente, analista de CM Capital Market, cree que desde principios de año hay "un factor especulativo" que eleva el precio del petróleo y que se "irá reduciendo" cuando haya "menos incertidumbre en los mercados bursátiles, de tipos de interés y de crédito". El componente especulativo "es limitado", en opinión de Oscar Moreno, gestor de Fondos de Renta 4, quien asegura que el "factor predominante" de la subida del crudo a corto plazo "es la demanda de los países emergentes, sobre todo de China".