El barril de Brent de Mar del Norte, de referencia en Europa, ha roto la barrera de los 131 dólares y alcanza un nuevo máximo en el Intercontinental Exchange (ICE) de Londres al pagarse 131,57 dólares. Por su parte, el barril de Texas 'sweet light', seguido en EE UU, marca el récord de 132,07 dólares. El nuevo récord del petróleo se produce poco después de conocerse los datos semanales de las reservas estadounidenses de crudo y productos derivados del petróleo. Según la Administración de Información Energética (EIA por su sigla en inglés) perteneciente al Departamento de Energía, los inventarios cayeron en 5,4 millones de barriles.
Asimismo, el precio del barril de crudo de la OPEP tocó un nuevo máximo histórico al llegar a los 121,02 dólares el martes, 1,78 dólares más que la jornada anterior, informó hoy el secretariado del grupo petrolero en Viena. Revisión al alza de las previsiones Ante la continuada escalada de precios del petróleo son varios los analistas que han revisado al alza sus previsiones para el 'oro negro' y en el día de ayer el banco francés Societe Generale y Credit Suisse pronosticaron un precio medio de 115 y 120 dólares por barril, respectivamente. La semana pasada, Goldman Sachs elevó un 32% su estimación para el precio medio del petróleo de referencia en EEUU hasta los 141 dólares por barril en el segundo semestre del año, y a 148 dólares en 2009, ante los problemas en el suministro y la escasez de combustibles alternativos. Asimismo, los analistas de Goldman Sachs prevén que el crudo Brent podrían encarecerse en el tercer trimestre hasta los 133,80 dólares por barril y llegar a alcanzar los 144,10 dólares a finales de año. Por su parte, el multimillonario inversor estadounidense Boone Pickens, que labró buena parte de su fortuna en inversiones vinculadas al petróleo, pronosticó hoy que el crudo Texas alcanzará los 150 dólares por barril en 2008. En declaraciones a la cadena de televisión CNBC recogidas por Europa Press, Pickens aseguró que Arabia Saudí está al límite de su capacidad productora, por lo que calificó de “pérdida de tiempo” el reciente viaja del presidente Bush al país árabe. “La única manera que veo para que los precios del petróleo no sigan subiendo es que tuviéramos una recesión global, pero no veo a China dando un traspié después de los Juegos Olímpicos”, dijo.