El Producto Interior Bruto (PIB) de Rusia registró en 2009 una contracción del 7,9% respecto al año anterior, cuando creció un 5,6%, lo que supone el mayor retroceso de la actividad desde que se iniciaron los registros, aunque finalmente el dato publicado por el Servicio Estatal de Estadística haya sido algo mejor de lo previsto.