El Ministerio de Economía y Hacienda ha advertido hoy de que la desaceleración que atraviesa la economía española se ha intensificado en los primeros meses de 2008 destacando, sobre todo, la pérdida de dinamismo de la actividad y del empleo como consecuencia de la "mayor intensidad" del ajuste en el sector de la construcción. Según la 'Síntesis de Indicadores Económicos' publicada hoy por el Ministerio, la prolongación en el primer trimestre de las tensiones en los mercados financieros internacionales "ha acentuado" el clima de incertidumbre sobre la situación económica española, repercutiendo "negativamente" en la confianza de los hogares.
Además, la trayectoria alcista de los precios de la energía y de ciertas materias primas en los últimos meses también ha repercutido "negativamente" en el ritmo de avance de la actividad económica, incrementando las tensiones inflacionistas y moderando el ritmo de expansión de la renta real de las familias españolas. Desde la perspectiva de la oferta, Economía destaca que se ha intensificado el proceso de ralentización de la actividad en construcción, lo que ha repercutido en algunas actividades manufactureras relacionadas con la actividad constructora. Los indicadores más recientes de la construcción ponen de manifiesto la intensificación del ajuste, como la caída de los visados en febrero, o el mal comportamiento del empleo en el sector con caídas en la afiliación a la Seguridad Social e incrementos del desempleo, afirma el Ministerio. Según el Departamento de Solbes, la actividad en el sector servicios también ha mostrado síntomas de menor dinamismo en los primeros meses de 2008, mientras que la industria también prolongó la tendencia de desaceleración iniciada en 2007, con un retroceso del índice de producción industrial y una moderación en el ritmo de creación de empleo. Desde la óptica de la demanda, el consumo privado prolongó también la pérdida de dinamismo en los primeros meses del año, desaceleración que, según la 'Síntesis de Indicadores Económicos' del Ministerio, se explica, sobre todo, por el deterioro de la confianza de los hogares, la evolución menos expansiva del empleo y las elevadas tasas de inflación. Además, la tasa de ahorro de los hogares se redujo en 2007 dos décimas, hasta situarse en el 10,3% de su renta disponible, por lo que, según la publicación, fue "insuficiente" para financiar el fuerte aumento de la inversión, por lo que las familias generaron necesidad de financiación por cuarto año consecutivo. En cuanto al mercado de trabajo, Economía afirma que los indicadores más recientes reflejan que el mercado sigue mostrando una evolución "menos favorable" que en meses anteriores, evolución que, en su opinión, es "coherente" con la fase de desaceleración que atraviesan la mayor parte de los indicadores de actividad. Desde el punto de vista sectorial, los servicios y la industria han sido los sectores que han mostrado mayor dinamismo, mientras que la construcción y la agricultura son las ramas de actividad que han perdido más empleo, según los datos de la EPA correspondientes al primer trimestre. Además, según los datos del Inem, mientras la contratación se debilita y el paro se acelera, la afiliación sigue desacelerándose, sobre todo en determinados sectores como la construcción, que continúa el ajuste iniciado el pasado año y muestra un retroceso interanual del 5,8% en abril. En cuanto al sector exterior, el documento de Economía pone de manifiesto la ralentización de la necesidad de financiación, así como la disminución del déficit de rentas, la mejora del superávit de los servicios y el aumento de flujos financieros en el exterior. No obstante, según el Ministerio, la economía española generó una necesidad de financiación superior a las entradas netas de capital extranjero, lo que originó una disminución de los activos del Banco de España en los primeros meses de 2008. Por otro lado, la 'Síntesis de Indicadores Económicos' pone de manifiesto la moderación del ritmo de ampliación del déficit comercial en febrero, el mayor dinamismo en las exportaciones de bienes intermedios, la fortaleza de las ventas comunitarias y el incremento de la deuda del Estado. Menos superávit Asimismo, reconoce la reducción del superávit del Estado como consecuencia de la moderación de los ingresos públicos motivada, en parte, por el descenso de la recaudación por IVA, que siguió mostrando en abril tasas negativas. En el ámbito monetario y financiero, el informe del Departamento de Solbes resalta la tendencia ascendente de las bolsas, la elevación de los rendimientos de la deuda pública, la desaceleración del crédito al sector privado en España, y la pérdida de fortaleza del euro frente al dólar en los primeros meses del año. Finalmente, en cuanto a la evolución de la zona euro, la 'Síntesis de Indicadores Económicos' asegura que las señales de desaceleración se suceden debido a los efectos al alza del euro, el aumento de los precios, el entorno internacional y de las tensiones en los mercados monetarios, aunque, según Economía, las variables fundamentales de su economía "continúan sólidas".