La cumbre de Copenhague, que desde hoy reúne a representantes de 192 países en la capital danesa, elevará previsiblemente la demanda en el sector de las energías renovables, según un informe de Aviva Investors. Los analistas de Aviva esperan que los inversores presten a partir de ahora más atención a los mercados de la energía eólica, solar, geotérmica y procedente de residuos.
Estas empresas podrían beneficiarse de más ayudas gubernamentales, así como de una legislación diseñada para fomentar la eficiencia energética, asegura. "Existe un gran potencial de obtener un retorno de la inversión positivo y sostenible en el sector a largo plazo", indica el informe, dirigido por el responsable de inversión sostenible de Aviva Investors, Peter Michaelis.

"El mercado está infravalorando considerablemente los efectos que tendrán las negociaciones en Copenhague" y "bajo nuestro punto de vista esta valoración es incorrecta", ya que "sean cuales sean los resultados inmediatos y específicos de las negociaciones, la escala sin precedentes de la acción gubernamental a nivel mundial contra el cambio climático brindará oportunidades a las empresas", afirma.

Aviva recomienda además a los inversores que sean cautos a la hora de acercarse al mercado de las renovables, y pone como ejemplo a los productores de silicio y los fabricantes de células fotoeléctricas, que podrían enfrentarse a un exceso de oferta en los próximos años debido a la competencia de China.

Frente a estas empresas del 'upstream' solar situadas en el nivel de producción, "los valores solares 'downstream' son más atractivos, como por ejemplo los promotores de proyectos", señala. "También existen oportunidades en la energía eólica, especialmente en empresas activas en el mercado estadounidense en las que el Gobierno muestra un gran interés por fomentar la demanda", añade.