El saldo de la deuda autómica se ha duplicado durante la crisis económica.
Podría haber cerrado el año entre los 115.000 millones y los 120.000 millones de euros, según los informes de Cuadernos de información económica de Funcas, la Fundación de Cajas de Ahorros.
 
El documento estima que los presupuestos autonómicos deberían asumir una amortización anual en torno a los 20.000 y 25.000 millones de euros.