El Ibex desciende un 1.58% en la apertura hasta los 14.611 puntos. Los temores sobre la crisis crediticia en Estados Unidos siguen siendo la principal guía de los mercados y se han reflejado en Europa con la inyección de 94.800 millones que ha realizado el BCE. Una caída superior al 2% en Wall Street, ha arrastrado a todas las compañías del selectivo hacia fuertes recortes y pone en el punto de mira a los valores del sector financiero, principales afectados por la crisis hipotecaria. En el continuo, Astroc ha sido suspendida de cotización antes de la apertura del mercado
"Cuando Estados Unidos estornuda, Europa se constipa" aseguran los expertos. Y no parece que se equivoquen pues la cesión que vivieron ayer los mercados del otro lado del atlántico han tenido su reflejo en fuertes caídas de las plazas europeas. El índice más penalizado es el CAC-40 que cede más del 1.78%. La siguen el DAX con un recorte del 1.7% y el FTSE-100 que apenas rebasa el 1.50% de penalización.