La vivienda, epicentro de la crisis financiera que estalló en 2007, sufre en febrero su peor momento en 27 años.

Los permisos de construcción descendieron en ese mes a su nivel más bajo de la historia. Según datos del Departamento de Comercio, este país pionero en nueva construcción descendió un 22,5% en febrero, pasando a una tasa anual de 479.000 unidades. Estas cifras son muy inferiores a las estimaciones de los economistas, que habían previsto una caída menor, hasta los 570.000.

Los números de enero fueron revisados al alza hasta las 618.000 unidades desde 596.000. Sin embargo, el sector no logra recuperarse a pesar de que las tasas de interés rozan mínimos históricos.

Desde la CNBC explican que un impedimento clave para la recuperación del sector es el gran retraso por culpa de inventarios no vendidos, además de un exceso de ejecuciones hipotecarias.