La confianza empresarial de Alemania ha subido en noviembre hasta el 104,2 pese al fuerte encarecimiento del petróleo y la vertiginosa apreciación del euro, que no perjudicó las expectativas exportadoras. Esta cifra se ha colocado por encima de las expectativas, que estimaban un 103,4.