Los consumidores siguen sin confiar en la economía estadounidense. Al menos así lo muestra el índice de confianza de la Universidad de Michigan, que se situó en 63.8 puntos.

El índice de confianza de los consumidores que elabora la Universidad de Michigan se situó en 63,8 en dato preliminar, muy por debajo de lo que esperaba el mercado, que lo situaba en 72,2. En junio, el índice se situó en 71,5.